Raquel López Van Beek, una joven de Denia (Alicante), de 19 años, y sin ninguna tradición familiar en el gremio de la panadería y pastelería, ha conquistado la primera posición, empatada con la participante holandesa. Este reconocimiento le ha valido el pasaporte para acudir a la final mundial a la que solo acceden los cinco mejores clasificados. La cita será en París, en febrero de 2016, durante una nueva edición de Europain.

Detrás de esta victoria hay “muchas horas de entrenamiento y prácticas”, señala López Van Beek, que todavía no se ha olvidado de los nervios que pasó durante el torneo. La prueba que tuvo que superar consistía en la preparación de una merienda con cuatro platos  diferentes. 'Se llamaban Conopizza, Bocadillín, Brioche de Palomitas y Lolibica', recuerda riendo la joven que dice que la mayoría de los aspirantes se inclinaron por menús golosos. “Yo me decidí por dos salados y dos dulces y en pequeñas proporciones, es decir, apropiadas para el apetito de los niños, y esos fueron los ingredientes que más valoró el jurado”, explica esta joven que destaca el gran compañerismo que reinó durante el certamen, incluso entre “los equipos rivales”.

Esta gesta histórica tuvo lugar en una reñida competición que congregó a un total de 11 países del 24 al 27 de agosto en Lille, Francia. Ahora López Van de Beek, está ya pensando en el Mundial de París. 'Me empiezan a rondar ideas', termina la ganadora española, que recomienda estudiar FP “si lo tuyo no es hincar los codos las 24 horas del día. Lo bueno de la FP es que enseguida te pones manos a la obra”, añade.

La ‘Espiga’ ganadora, junto a los siete compañeros que participaron en la Copa de Europa, fueron seleccionados por un jurado especializado tras la disputa del Primer Campeonato de España de Panadería Artesana, organizado por la Confederación Española de Organizaciones de Panadería (CEOPAN). Esta asociación defiende desde 1978 los intereses de la panadería tradicional española y da empleo a más de 300.000 trabajadores. El proyecto Espigas y la creación de la Selección Nacional de Panadería Artesana nacen como un movimiento impulsado por CEOPAN para reclamar la posición de la panadería artesana y tradicional como gran referente del sector.