Fundación Atresmedia
Fundación MAPFRE
Socio académico
IESE Business School

BLOG | DESCUBRE LA FP

BLOG | DESCUBRE LA FP

Pude estudiar lo que me hacía feliz

Mi nombre es Pilar, tengo 48 años y os quiero contar la historia de por qué decidí estudiar Formación Profesional hace ya bastantes años, cuál ha sido mi experiencia y cómo enfoqué a raíz de ello mi futuro.

Pude estudiar lo que me hacía feliz
Pude estudiar lo que me hacía feliz | Fundación Atresmedia

Eran los años 80 y finalizaba lo que entonces se denominaba EGB (Enseñanza General Básica). Poco tengo que contar de ésta etapa en la que nada más que era una adolescente feliz, pero poco preocupada y motivada por estudiar. Lógicamente, y como cabe esperar, los resultados académicos eran directamente proporcionales al tiempo y al esfuerzo que dedicaba a los mismo, es decir un desastre. Llegó el día en el que finalizaba octavo de EGB y tenía que elegir entre seguir cursando el Instituto, COU y selectividad, lo cual tenía bastante complicado por los resultados obtenidos hasta entonces, o decidirme por cursar un ciclo formativo de Formación Profesional. Al final opté por la segunda opción y comencé a estudiar para convertirme en Técnico Especialista en Jardín de Infancia, que por aquel entonces se cursaba en cinco años.

Mi vida a partir de entonces cambió radicalmente. Estudiaba mucho y me gustaba, aprendía cosas de la rama que había elegido: cuidado, aseo, educación y atención a los niños, cosa que me encantaba. A partir de entonces comencé a desarrollar interés y preocupación por aprender sobre el resto de asignaturas de letras y ciencias que hasta ese momento no me habían interesado, puesto que sabía que eran complementarias y necesarias para mi formación como educadora infantil. Estaba encantada y emocionada, y pasé de ser una mala estudiante a una alumna brillante a la que le gustaba estudiar; me di cuenta de que podía empezar a plantearme metas, estudiar y trabajar en algo que gustaba y me hacía muy feliz. Finalmente terminé el ciclo formativo completo de cinco años, con el que obtuve el título de Técnico Especialista en Jardín de Infancia que me permitió acceder al mercado laboral como una profesional bien cualificada en mi campo, mejor incluso que la gente procedente de la universidad, quien no contaba con ningún tipo de formación práctica.

Mi experiencia me dice que lo más importante a la hora de elegir qué estudiar o a qué dedicarse en el futuro es buscar la motivación de los jóvenes y hacerles saber que no solo hay que estudiar por conseguir un título universitario del que poder presumir, porque eso no les convierte ni en más listos, más poderosos o con más derechos que los demás. El objetivo de toda sociedad debería ser construir buenos profesionales en todos los campos -donde cada uno pueda desarrollar sus talentos y capacidades independientemente de la especialidad y el nivel de estudios- y, sobre todo, buenas personas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.