Según datos del Ministerio de Educación y Ciencia, en el año 2012, la Formación Profesional a distancia era la opción para un 5% de los alumnos que querían estudiar FP. En el curso pasado 2018/2019 ese porcentaje sobrepasó ya el 10% y fueron ya más de 90.000 los alumnos que decidieron matricularse para cursar un ciclo formativo oficial a distancia en un centro oficial público o privado en España.

Del mismo modo que la Formación Profesional presencial ha experimentado un incremento en los últimos años, la Formación Profesional a distancia se beneficia también de la tendencia clara del mercado: la inserción laboral de los titulados de ciclos formativos ha aumentado exponencialmente, puesto que las empresas están buscando perfiles más especializados, frente a un titulado universitario, que tardan más en salir al mercado laboral, y cuando salen, tienen expectativas salariales más altas. En Linkia FP los ciclos formativos más demandados son los de las ramas de Empresa, Informática o Sanidad.

¿Pero por qué la Formación Profesional a distancia crece todavía más que la presencial?

Se debe principalmente por tres factores que explicamos a continuación:

En primer lugar, la tecnología y los nuevos modelos pedagógicos actuales permiten estar a la altura de las clases presenciales de toda la vida. Con la introducción de las clases en directo, el alumno tiene un calendario lectivo donde, entre otras cosas, tiene que asistir a clase. Eso genera un sentido de responsabilidad y de pertenencia a un grupo (¡su clase!), exactamente igual que la que existe en el modelo presencial. Pero es incluso mejor: si no puede asistir por cualquier razón, puede ver la clase grabada en otro momento. Lo importante es aprender.

Otro aspecto donde el online supera al presencial es en la trazabilidad del alumno. En Linkia FP sabemos perfectamente cuántos alumnos han asistido a clase sin que el profesor tenga que pasar lista. O sabemos en todo momento cuántos se han conectado y cuánto tiempo lo han hecho, ya sea para leer un contenido determinado en formato digital o para hacer un ejercicio o un trabajo obligatorio. Eso es muy difícil controlarlo en el modelo presencial tradicional.

La segunda razón que explica el crecimiento de la FP a distancia es que permite mucha flexibilidad horaria. Muchos de los alumnos de Linkia FP estudian a distancia porque no tienen tiempo para asistir a un centro presencial en un horario establecido.

Normalmente es porque están trabajando y quieren reforzar conocimientos o adquirir una titulación oficial para optar a un puesto de trabajo mejor o cambiar de sector. En menor medida, encontramos alumnos que tienen obligaciones familiares que requieren mucha dedicación (cuidado de padres, madres o de hijos).

Finalmente, la accesibilidad es el tercer factor. Por un lado, cada vez más gente que vive en entornos rurales encuentra en la FP online una solución perfecta para adquirir una titulación oficial y unos conocimientos específicos, sin tener que desplazarse largas distancias cada día. La accesibilidad también se refiere a personas con algún grado de discapacidad física, que impide la movilidad. En Linkia FP tenemos muchos alumnos con algún grado de discapacidad, donde una vez más gracias a la tecnología, pueden cursar el ciclo formativo sin ningún problema.

Como conclusión, quedan muy atrás los tiempos en que la formación a distancia era una formación “en aislamiento”, donde el alumno estudiaba solo en su casa y como podía, desconectado de los profesores o tutores, y de los compañeros.

Actualmente existen muchas herramientas que permiten dar una formación cálida y de calidad, muy útil para cualquier persona mayor de edad que necesite una titulación oficial o quiera adquirir unos conocimientos muy prácticos y aplicables en el mundo laboral desde el primer día.

Para más información acerca de la Formación Profesional a distancia consulta la web de Linkia FP aquí.