Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Continuar
Guía

Competencias para la vida

El instituto Zaraobe de Amurrio ha diseñado y comenzado a aplicar una guía denominada “Competencias para la vida”.

La guía “Competencias para la vida” La guía “Competencias para la vida” | Foto: Fundación Atresmedia

Fundación Atresmedia  |  Madrid  | Actualizado el 24/05/2016 a las 16:17 horas

Con este nuevo proyecto, el instituto pretende llevar a cabo un curso que permita a los alumnos preparar un  "currículum de Vida", establecer las pautas de convivencia del aula, o la formación en redes sociales como una herramienta más de comunicación, entre otras cosas, utilizando siempre las nuevas metodologías y la renovación pedagógica, más allá de las competencias puramente académicas.

Los trabajos de investigación de científicos sociales como Piaget o Vigotsky son la base del modelo de trabajo implantado y desarrollado por un grupo de doce personas de diferentes ámbitos de la Formación Profesional del Instituto Zaraobe. En él se establecen actuaciones y objetivos en cinco ámbitos o áreas de desarrollo de la persona: identidad, social, cuerpo, emociones y mente.

La identidad se trabaja a través de actividades de concentración, yoga o a través de este “currículum para la vida”, en el que cada uno puede identificar sus cualidades personales, sociales y profesionales. De esta manera, uno puede conocerse asimismo.

En el apartado social, se trabaja el establecimiento de relaciones de confianza, el respeto a la individualidad o a las normas para integrase en un grupo. Es por ello, que los propios alumnos son quienes definen las normas de convivencia sobre las que se regirá el aula. En este capítulo, se aprende a expresar conflictos y a reciclar las actitudes negativas.

Mediante la expresión corporal, los estudiantes aprenden a utilizar la comunicación verbal y no verbal y a ponerse en la piel "del otro". En este apartado se trabaja desde las redes sociales, pasando por intervenciones en público de opiniones o pensamientos, controlando y gestionando emociones, hasta la preparación de un análisis de las empresas que visitan transformando el encuentro más productivo y con más interés para ambas partes.

En terreno emocional, está previsto realizar una simulación de una circunstancia real en la que se activen diferentes emociones y que sirva como elemento desencadenante de una posterior reflexión en el aula sobre la emoción, el pensamiento y la acción.

Por último, en el apartado de la mente, se trabajan técnicas de gestión del conocimiento que ayudan a los alumnos a alcanzar sus objetivos. Así los alumnos han comenzado a trabajar en base a retos y en equipo. Los profesores tratan también de que los estudiantes tengan inquietudes creativas  y les incentivan para convertirse en emprendedores.

Cerrar ventana
Cerrar ventana